Búsqueda jerárquica Búsqueda alfabética
Diccionario de Bienes Culturales

Término: Egyptian temple

Egyptian temple en
Temple egipci ca
Templo exipcio gl

Definición

Construcción religiosa* del antiguo Egipto consagrada a una divinidad. El término egipcio empleado para este tipo de construcciones es "Hut-netcher" (la casa del dios). Se creía que los templos habían sido concebidos por el dios Tot, deidad de la inteligencia y la escritura, en la época en la que los dioses gobernaban en la Tierra; por lo tanto, eran una creación "perfecta". Los egipcios consideraban los templos como partes integrantes del mundo orgánico, que crece, perece y ha de ser creado de nuevo. Así casi todos los edificios proceden del Imperio Nuevo (1551-1071 a.C.). Las construcciones precedentes tan sólo aparecen de forma fragmentaria en las ruinas de los templos que fueron reutilizadas. A pesar de ello, aunque variaron en tamaño y complejidad, se sabe que su diseño apenas fue modificado en tres mil años. El templo de Horus en Edfú, reconstruido a partir del año 237 a.C. bajo los Ptolomeos, es un buen ejemplo de templo de grandes dimensiones y de estructura tradicional. El modelo clásico consta de una avenida de esfinges ("dromos"*) que desembocaba en la puerta de entrada ante la que se erigían obeliscos* y colosales estatuas* del faraón. Estaba flanqueada por pilonos* y daba paso a un patio* sin cubierta rodeado de una fila de columnas* (sala hípetra*). Le seguían la sala hipóstila* y, a continuación una serie de estancias cuyos techos descendían en altura a medida que se avanza hacia el interior: sala para las ofrendas, un vestíbulo en torno al santuario* y un "sancta sanctorum"* con el tabernáculo* de la deidad a la que estaba dedicado el edificio que, según se creía, no era una mera representación del dios, sino que albergaba su "ka" (alma, espíritu). Al fondo se situaba la capilla con la barca* sagrada en la que era transportada la divinidad en los festivales. Los templos se diseñaban como modelos de Egipto y del Universo. Las columnas se tallaban con frecuencia en forma de plantas, los techos* se pintaban con la apariencia del cielo, y el santuario, como lugar más elevado del templo, representaba un montículo de la creación en el que se creía que había comenzado la vida. El recinto amurallado que rodeaba al templo cumplía asimismo muchos propósitos. Era práctico, mantenía alejados a los intrusos y protegía a los residentes; y a la vez simbólico, protegía el templo como lugar de orden y serenidad frente al mundo caótico del exterior. es
Construcción religiosa* del antiguo Egipto consagrada a una divinidad. El término egipcio empleado para este tipo de construcciones es "Hut-netcher" (la casa del dios). Se creía que los templos habían sido concebidos por el dios Tot, deidad de la inteligencia y la escritura, en la época en la que los dioses gobernaban en la Tierra; por lo tanto, eran una creación "perfecta". Los egipcios consideraban los templos como partes integrantes del mundo orgánico, que crece, perece y ha de ser creado de nuevo. Casi todos los edificios que se conocen proceden del Imperio Nuevo (1551-1071 a.C.), las construcciones precedentes tan sólo aparecen de forma fragmentaria en las ruinas de los templos que fueron reutilizadas. A pesar de ello, aunque variaron en tamaño y complejidad, se sabe que su diseño apenas fue modificado en tres mil años. El templo de Horus en Edfú, reconstruido a partir del año 237 a.C. bajo los Ptolomeos, es un buen ejemplo de templo de grandes dimensiones y de estructura tradicional. El modelo clásico consta de una avenida de esfinges ("dromos"*) que desembocaba en la puerta de entrada ante la que se erigían obeliscos* y colosales estatuas* del faraón. Estaba flanqueada por pilonos* y daba paso a un patio* sin cubierta rodeado de una fila de columnas* (sala hípetra*). Le seguían la sala hipóstila* y, a continuación, una serie de estancias cuyos techos* descendían en altura a medida que se avanza hacia el interior: sala para las ofrendas, un vestíbulo* en torno al santuario* y un "sancta sanctorum"* con el tabernáculo* de la deidad a la que estaba dedicado el edificio y que, según se creía, no era una mera representación del dios, sino que albergaba su "ka" (alma, espíritu). Al fondo se situaba la capilla con la barca* sagrada en la que era transportada la divinidad en los festivales. Los templos se diseñaban como modelos de Egipto y del Universo. Las columnas se tallaban con frecuencia en forma de plantas, los techos se pintaban con la apariencia del cielo y el santuario, como lugar más elevado del templo, representaba un montículo de la creación en el que se creía que había comenzado la vida. El recinto amurallado que rodeaba al templo cumplía asimismo muchos propósitos. Así, tenía un sentido práctico, mantener alejados a los intrusos y proteger a los residentes; a la vez que simbólico, proteger el templo como lugar de orden y serenidad frente al mundo caótico del exterior. es

Nota de alcance

Los templos se construyen para los dioses principales y se utilizan en rituales diarios y festivales. En teoría, es el rey quien lleva a cabo dicho protocolo, aunque en la práctica son los sumos sacerdotes de cada templo los que desempeñan tal función. Las ceremonias cotidianas se realizan en el interior, donde el público no es admitido. Antes de poder entrar al interior del santuario del dios, el sumo sacerdote debe limpiarse ritual y físicamente bañándose en el lago sagrado del templo, así como afeitarse todo el vello de su cuerpo. Sin embargo, los templos egipcios, edificio público más importante del Imperio Medio, eran algo más que lugares de culto, combinando su función religiosa con la de centros de aprendizaje y administración para la nación. Eran el lugar de residencia y adiestramiento para el inmenso aparato burocrático del país. Los grandes templos incluían escuelas, universidades*, bibliotecas* y archivos*; eran centros de administración gubernamental, de estudio científico y médico y de administración agrícola; además de servir como granero público y obrador*. El templo de Amón en Karnak, al sur de Tebas, se convirtió de manera gradual en el centro administrativo y religioso del imperio egipcio. Cada templo contaba con una plantilla de sacerdotes y administradores. Tenían sus propios bienes, talleres*, bibliotecas y escuelas* y jugaban un gran papel en la vida económica e intelectual del país. Los templos no eran centros religiosos al servicio de la comunidad; la religión personal de la gente corriente se practicaba en el hogar. Se alzaban en el centro de las economías de su ciudad y de las zonas adyacentes. Los templos más notables (como el de Karnak o el Rameseo, en Luxor) contaban con grandes silos* en los que se almacenaba el cereal que se distribuía entre sus empleados y el propio gobierno en concepto de raciones o salarios, o bien se utilizaba para costear la construcción de los monumentos faraónicos y las reparaciones del propio edificio. Los templos eran los encargados de los procesos de registro, almacenamiento y redistribución de la mayor parte de las riquezas de Egipto. es
Los templos se construyeron para los dioses principales y se utilizaron en rituales diarios y festivales. En teoría, era el rey quien llevaba a cabo los rituales, pero en la práctica fueron los sumos sacerdotes de cada templo los que desempeñaron tal función. Las ceremonias cotidianas se realizaban en el interior, donde el público no era admitido. Antes de poder entrar al interior del santuario del dios, el sumo sacerdote debía limpiarse ritual y físicamente bañándose en el lago sagrado del templo y además debía afeitarse todo el vello de su cuerpo. Cada templo contaba con una plantilla de sacerdotes y administradores. Tenían sus propios bienes, talleres, bibliotecas* y escuelas*, y jugaban un gran papel en la vida económica e intelectual del país. Los templos no eran centros religiosos al servicio de la comunidad; la religión personal de la gente corriente se practicaba en el hogar. Se alzaban en el centro de las economías de su ciudad y de las zonas adyacentes. La mayoría de los templos más notables (como el de Karnak o el Rameseo, en Luxor) contaban con grandes silos* en los que se almacenaba el cereal que se distribuía a sus empleados y al gobierno en concepto de raciones o salarios, o se utilizaba para costear la construcción de los monumentos faraónicos y las reparaciones del propio edificio. Los templos eran los encargados de los procesos de registro, almacenamiento y redistribución de la mayor parte de las riquezas de Egipto. es

Referencias bibliográficas

[Booth, Ch. (2010), pp. 81-83]
[Müller, W.; Vogel, G. (2006), vol. 1, pp. 116-117]
[Plas, D. Van der; Pérez Díe, C. (eds.) (2005), vol. 7]
[Plaza Escudero, L. de la (coord.) (2009), p. 390]
[Roth, M. (2013), pp. 185-186]

Términos no descriptores

Casa del déu ca
Casa do deus gl
House of God en
Hut necher ca
Hut necher en
Hut necher gl
Hut-netcher ca
Hut-netcher en
Hut-netcher gl
Hwt netjer ca
Hwt netjer en
Hwt netjer gl

Término genérico

Términos específicos

Términos relacionados

Términos similares en otras colecciones

Buscar Egyptian temple en la Red Digital de Colecciones de Museos de Espa�a